Motivaciones

Olvídate de tu pasado. No puedes volver, ni puedes cambiarlo. Si no estás satisfecho, déjate de rodeos y empieza de cero. No mires atrás, vive tu vida tal y como siempre la habías imaginado. Viaja mucho. O no lo hagas. No creas que por viajar a Tailandia o dar la vuelta al mundo vas a ser más feliz. Es una paradoja, los hay felices sentados en la butaca del patio de su casa y los hay infelices tomando mojitos en el Caribe.

No te lo tomes a broma. Es así y siempre fue así. No es lo que tienes, es lo que haces con lo que tienes. Si no me crees, pregúntaselo a tus abuelos. No sé los tuyos, pero los míos con muy poco siempre fueron felices y nunca salieron del pueblo.

Eso sí, si te apetece viajar no te quedes nunca con las ganas. Evita los viajes organizados, no tienen el mismo encanto.

Si te fue mal, aprende a olvidar y olvida tu antigua vida. NO LA NECESITAS. Si acaso apúntate los errores, te pueden servir para más adelante. Recuerda, tu futuro jamás lo definirá tu pasado, será consecuencia de tu presente, así que aún estás a tiempo: esmérate.

Trata a los demás como te gustaría que te tratasen a ti. Esto no es ningún mandamiento pero te ahorrará muchas discusiones y algún que otro mal trago. Y sonríe! No encontrarás un antidepresivo igual.

Aprende a escuchar, pero desconfía de los charlatanes. Aquellos que no se callan ni debajo del agua, por norma general tienen poco que aportar. Y puestos a desconfiar, desconfía de los que nunca se arrepienten de nada. No te fíes de ellos, desprenden aires de soberbia. Es verdad lo que dicen de que si cambiaran algo de su pasado, hoy no estarían en el lugar en el que están, pero creo que lo natural y una muestra de humildad sería querer cambiar aquello que sabes que hiciste mal.

No seas orgulloso. En serio, no merece la pena. Haz las cosas porque salen de ti, porque te salen de dentro y lo sientes de corazón. Jamás por orgullo. No tienes nada que demostrar a nadie

Y por último planta semillas. ¿Cómo? Si, planta semillas. Si quieres ser escritor, escribe. Si amas la música, toca un instrumento, compone. Si no sabes lo que quieres ser, haz de todo un poco, lo que sea, pero planta semillas. Si ya lo hiciste, riégalas. Riégalas de esfuerzo, constancia y dedicación.

Y a lo mejor, y es un poco pretencioso esto que voy a decirte, pero a lo mejor dentro de algún tiempo una de esas semillas germinará. Con que una semilla de su fruto bastará. Entonces, como diría Charles Bukowski, caminarás por la vida con la sonrisa perfecta y tu vida será mejor de lo que jamás te hubieses podido imaginar.

Otras motivaciones 

Camino a la cima

Silencio.

Las respuestas brillan por su ausencia, de nuevo la vida te muestra que tú mejor aliado probablemente seguirá siendo la paciencia.
Pero qué más da, ¿a quién le podría importar?.

Supongo que al final lo importante es que decides continuar.
Herido y magullado, quizás tan sólo sigas por inercia, pero creo que en el fondo sabes tan bien como yo que hay algo más que te alienta.

Susurros de ese corazón inquebrantable, empeñados en recordarte qué fue por lo que empezaste.

Porque sucede que a veces no importa lo lejos que estés de la cima mientras sepas cuál es tu cima.

Quiero intentarlo

Que me perdonen los amantes de la literatura y de la poesía. Esto no es un poema ni pretende serlo. Simplemente me salió así y así lo comparto. Es una de mis motivaciones. Espero que os guste:

QUIERO INTENTARLO

Arquitecto de sueños,
 explorador de tesoros olvidados, 
pretendiendo ser esclavo

de mis anhelos abandonados.

Quiero soñarlo,
creo poder lograrlo,
quizás sea cuestión de intentarlo.

Que mis heridas cicatricen,
 que mis dudas se marchiten, 

y los halagos jamás me debiliten.

Que mis palabras se transformen en hechos,

que estos suspiros me sirvan de aliento 
y que el destino se encargue del resto.

Esclavo de sus sonrisas

Ser esclavo de sus sonrisas y del brillo en su mirada a veces no es tan sencillo ni tan bonito como la gente se pudiera imaginar. Cuando te atreves a amar a alguien más que a tu propia vida, hay momentos en que te sientes demasiado frágil, te sientes vulnerable.
En cierto modo empiezas a darte cuenta de que tu vida no sólo depende de ti y de tus actos, que sus éxitos son tu felicidad pero también consciente de que sus fracasos son la peor de tus amarguras.
¿Pero qué puedo hacer? No lo decidí yo, lo decidieron sus abrazos, sus miradas cómplices, su mano tendida y su simple presencia cuando a mi alrededor todo era vacío. Fueron sus palabras de aliento en la adversidad, el saber que no hay distancia que consiga separarnos.
Supongo que aunque me sienta frágil y vulnerable, en el fondo tan sólo soy un frágil y vulnerable privilegiado, porque como diría Dexter:

Hacen que parezca tan fácil conectar con otro ser humano. Es como si nadie les hubiera dicho que es lo más difícil del mundo

Me temo que no le falta razón, cuando uno es joven se piensa que lo más sencillo del mundo será conectar con otra gente, pero el paso de los años se empeña en mostrarnos la cruda realidad, se empeña en mostrarnos que tan sólo serán unos pocos los que consigan robarnos el corazón. Quizás sea por eso por lo que me siento tan privilegiado de que alguien hace tiempo me lo arrebatara.
No pretendo sonar pedante y correré el riesgo de que la arrogancia se apodere de mis palabras, pero que quieren que les diga, es mi mayor orgullo y orgulloso estoy de que la mayor de mis condenas consista en ser por el resto mis días esclavo de sus sonrisas.
Esclavo de sus sonrisas

Deseo intentarlo

Si vas a intentarlo ve hasta el final, no te prometo que lo consigas pero te aseguro que es por lo único que merece la pena luchar. Te hablo de dejar atrás miedos, dudas e inseguridades. Te hablo de enterrar la monotonía, olvidarte de rutinas ya cansadas de siempre lo mismo y empezar de nuevo.
Caminar con la cabeza bien alta, hipnotizado por tu locura y no por la de otros.
Atreverse sabiendo que puedes fallar, y al mismo tiempo consciente de que si no lo intentas ya te has fallado. Sumergirse en una espiral de sueños, motivaciones y esperanzas que nadie ve excepto tú.
Adentrarse en la jungla siendo tu voluntad tu machete entre los dientes.
Siendo el fuego de tu interior el que prenda tu vida. 
Y avanzar, avanzar sin pararte ni un segundo a mirar lo lejos que has llegado.Hasta que llegue el día en el que ni tus éxitos ni tus fracasos se atrevan a entrometerse  en la paz interior del que sabe que lo dio todo.
Sólo por disfrutar de ese día merece la pena intentarlo.

Deseo intentarlo

Facebook
Twitter
Instagram