Inicio » Reflexiones » Motivaciones » Paciencia si vas a intentarlo
Motivaciones

Paciencia si vas a intentarlo

Las prisas por llegar, el ansia y la impaciencia.
Al intentarlo te cegó la meta.
Sin darte cuenta descuidaste los pequeños detalles, los objetivos a corto plazo y dejaste de disfrutar del día a día. Pretendías alcanzar la cumbre cuando apenas habías dado el primer paso.
Un ingenuo. Un iluso jugando en un cuento de hadas.Te creíste sus películas, sus anuncios y a sus personajes. Te creíste su sueño americano. El camino del éxito lo llamaban. El mismo que pretendía hacerte creer que todo era cuestión de días o meses.
Pero admítelo, no deberías culparles, el ingénuo fuiste tu.  Ellos tan sólo daban comida al hambriento, tan sólo jugaban con tu ansia por llegar.Pensabas que sería fácil y así fue como al intentarlo tu paciencia rápidamente se esfumó. Sin ella todo se volvió oscuro, las frustraciones eran cada vez más frecuentes y te sentías en mitad de un laberinto incapaz de encontrar la salida. Confuso y aturdido, sin premios ni recompensas perdiste el Norte. Tomaste el camino fácil: abandonar.
No te culpo, cualquiera en tu situación  hubiese hecho lo mismo.

Ahora pasado el tiempo, intentas mirar fríamente atrás y sin reprocharte nada te preguntas que falló.
Te das cuenta de que quizás no te falto talento o actitud. Quizás era sólo cuestión de paciencia. Paciencia y saber perder.

Paciencia si vas a intentarlo
Minneapolis (Estados Unidos)
Porque con los años comprendiste que si vas a intentarlo tienes que aprender a caminar por el desierto, por callejones oscuros, incluso adentrarte en la jungla sin luz ni machete y no desfallecer. 
Saber perder y no perder la cabeza. Mantener intacto tu entusiasmo.

En ocasiones supone coger el desvío equivocado, el callejón sin salida, tener que retroceder y volver a empezar. Intentarlo y tener la paciencia, la calma necesaria para saber sufrir y saber aceptar las derrotas.
Al fin y al cabo si fuera fácil todo el mundo lo haría.

Te consuela saber que aprendiste la lección. Ya no te preocupa saber cuando llegarás al final, simplemente cuando estarás preparado para dar el siguiente paso.
Ahora por fin encontraste el camino del éxito.

“La paciencia es amarga, pero sus frutos son dulces”

Jean-Jacques Rousseau

Comentar
Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *