Nostalgias de Enero

El frío de Enero entumece tus huesos y la nostalgia poco a poco se va apoderando de ti. Son nostalgias de Enero.

Tienes 30 años, vives sin tiempo y con prisas. Visitas a tus padres muy de vez en cuando, tu hermano pequeño se marchó del país en busca de algo mejor y a tus amigos hace tiempo que la rutina les absorbió.

Los buenos tiempos son tan sólo un recuerdo. Miras atrás y te preguntas que cambió. Suspiras. Quieres creer pero te cuesta. Siempre fuiste de los que se agarraban a un clavo ardiendo, de los que veían oportunidades en los fracasos, pero los años van pesando. Las decepciones mermaron tu entusiasmo.

Dicen de ti que se te ve caminar resignado, sin rastro de ese brillo en la mirada, ese que tanto te caracterizaba. ¿Y qué es lo que esperaban? Soñaste alto pero quizás vuelas demasiado bajo. Un optimista atrapado en la cruda realidad, un soñador enredado en la telaraña de sus  propios sueños.

Te asomas por la ventana y observas la nieve caer. Tu yo de ayer estaría dando brincos de alegría pero tú te muestras impasible. Aguardas pacientemente a que llegue la primavera, porque sabes que llegará, porque tú eres así y en la vida hay que cosas que no se pueden cambiar. Porque por mucho que a veces sea doloroso, tú, aunque parezcas resignado, seguirás soñando con poder volar alto y buscando lo perdido.

 Nostalgias de Enero

 

Facebook
Twitter
Instagram

6 Comentarios

  1. lopcalma

Deja tu comentario

Facebook
Twitter
Instagram