Inicio » Reflexiones » Motivaciones » No hay otro camino y nunca lo hubo
Motivaciones

No hay otro camino y nunca lo hubo

Acercarse al precipicio, saltar al vacio.
Entregar toda tu alma en el intento, arriesgarlo todo y fracasar.
Levantarse de nuevo, aceptar la derrota como parte de la vida y no decir ni una mala palabra sobre tu pérdida.
Acercarse al precipicio, volver a saltar. 
No hay otro camino y nunca lo hubo.

Comentar
Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *