Inicio » Reflexiones » Motivaciones » Maldita motivación y sus películas
Motivaciones

Maldita motivación y sus películas

Impotente, abatido y superado por mi propia motivación, por mis ganas de comerme el mundo. ¿Quién me lo iba a decir?. A mí, un muchacho que hasta no hace mucho se emocionaba con cada pelea de Rocky y que creía ciegamente en él cuando decía:

No importa lo fuerte que golpeas, sino lo fuerte que pueden golpearte. Y lo aguantas mientras avanzas, hay que soportar sin dejar de avanzar. Así es como se gana, si tu sabes lo que vales, ve y consigue lo que mereces.

Un crío que por unos instantes se sintió Máximo diciéndole al emperador de Roma en “Gladiator“:
Me llamo Máximo Décimo Meridio, comandante de los Ejércitos del Norte, General de las legiones Fénix, leal servidor del verdadero emperador Marco Aurelio. Padre de un hijo asesinado, marido de una mujer asesinada y alcanzaré mi venganza en esta vida o en al otra.
Un ingénuo que se sintió vulnerable cuando escuchó a Will Smith decir a su hijo en “En busca de la felicidad”:

Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo. Si tienes un sueño debes protegerlo. Si alguien no puede hacer algo te dirá que tú tampoco puedes. Si quieres algo ve tras ello. Punto.

En fin, lo fácil sería echar la culpa a las películas, hacer ver que ellos son los causantes de mis pájaros en la cabeza, que son sus guiones los que me llevan al engaño usando artimañas sutiles y efectivas. Pero que más da, si una cosa tengo clara es que lo importante nunca fue buscar culpables sino encontrar soluciones.

El caso es que ya no hay motivación que valga, que lo cierto es que puede que me dejara embaucar por mis sueños. Quizás sea hora de reflexionar, quizás toque apartarse a un lado, esperar a que pase la tempestad y ¿volver a intentarlo?.

Soñar
Kruje, Albania
Comentar
Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *