Inicio » Desarrollo personal » Los peligros del éxito
Desarrollo personal

Los peligros del éxito

Hoy me gustaría hablarte de algunas razones por las que no deberías de vivir para perseguir el éxito. Se trata de una reflexión sobre los peligros que conlleva querer alcanzar el éxito a toda costa.

El post de hoy me gustaría aclarar que como la mayoría de esta sección: desarrollo personal, está sacado de la opinión de otros autores y no de la mía propia. Como es lógico comparto buena parte de lo que este autor piensa y defiende, de otro modo no lo compartiría aquí.

 Me gustaría empezar comentándote un poquito mi historia, y es que yo he sido una persona extremadamente obsesionada por el éxito. He sido una persona durante varios años muy obsesionada con la idea de perseguir el éxito, con la idea de ir a por el éxito, de triunfar y realmente hay otras cosas que no me he dado cuenta:

 

PARADOJA DEL INCONFORMISMO

 

La razón número uno, la razón número uno por la que consideró que no deberíamos de vivir para tener éxito es la siguiente: La paradoja del inconformismo. Se nos ha enseñado en muchos lugares que el inconformismo es un motor, es un combustible para el cambio, que el inconformismo es algo que nos puede ayudar a transformar nuestro futuro.

Sin embargo el inconformismo también tiene un apartado extremadamente negativo, y es que el inconformismo te está sub-comunicando a nivel inconsciente que realmente no vas a ser capaz de disfrutar de cada momento hasta que no consigas el objetivo que tanto anhelas. Hasta que no consigas ese éxito que tanto deseas; y vives permanentemente preocupado del futuro, de las cosas que ocurrirán en el futuro y eres incapaz de apreciar lo que tienes en el presente que realmente puede ser extremadamente valioso.

 

ÉXITO NO SIGNIFICA FELICIDAD

 

La razón número dos: El éxito no es sinónimo de felicidad. Te puede pasar lo que le ocurrió a Mike Tyson; que el tío estaba obsesionadísimo desde su adolescencia con la idea de ser campeón del mundo de los pesos pesados. Estaba extremadamente obsesionado; vivía pensando en tener éxito como campeón del mundo de los pesos pesados.

Sin embargo, se dio cuenta que a pesar de haber dormido durante muchas noches con los guantes de boxeo puestos en la cama, durmiendo con ellos soñando y visualizando el éxito que podía llegar a tener; realmente se dio cuenta que cuando consiguió el éxito, cuando llega a ser campeón del mundo los pesos pesados, se da cuenta que ya no está ni su madre, su madre ya ha muerto, su entrenador que tanto lo quería también ha muerto tampoco está para compartir ese éxito y ese éxito que podría haber sido una sensación extremadamente multiorgásmica se termina convirtiendo en una sensación con un sabor a poco; a poco.

Por lo tanto, el éxito no es sinónimo de felicidad.

peligros del éxito

Pregúntate

 

La primera pregunta es: ¿Qué pasaría si no lo consigues? ¿Qué pasaría si te has identificado con el éxito y te has creído que tú has nacido para tener éxito y has venido al mundo para tener éxito, ¿qué podría ocurrir? Probablemente lo que ocurriría es que si no lo consigues te convertirías en un frustrado; con un nivel de frustración enorme por haber dedicado una vida entera a algo de lo cuál no fuiste capaz de conseguir. Y la segunda pregunta es: ¿Qué pasaría si lo consigues? Porque estarás de acuerdo conmigo, estarás totalmente de acuerdo conmigo en que cuando tú te propones vivir para tener éxito realmente a lo mejor puede que lo consigas y llega un momento en el cual llegas al top en tu carrera profesional; llega un momento en el cual, llegas al máximo nivel de éxito que puedes aspirar. Llega un momento en el cual no puedes seguir teniendo más éxito del que tienes porque ya eres extremadamente exitoso.

 

Desenlace

 

Llega un momento en el cual después de esa gran subida, llega el descenso... El bajar… lo que le ocurre a muchos cantantes de éxito, lo que le ocurre a muchos artistas de éxito que en su juventud pueden destacar pero de repente se dan cuenta que ya no pueden revivir el pasado; que ya no pueden volver a ser lo que eran antes; y pueden algunos algunos no todos pero algunos pueden verse sometidos a grandes frustraciones por darse cuenta que la vida es un entorno totalmente cambiante; que está permanentemente cambiando y que las cosas nunca van a volver a ser como eran antes y que ya no vas a volver a poder disfrutar del éxito que disfrutaste.

 

NO SÓLO HAY UN CAMINO

 

La tercera razón es que no sólo hay un camino; no sólo hay un camino. Cuando te identificas con el éxito, te crees que sólo hay un camino y que vives en una realidad donde sólo hay ganadores y perdedores; donde sólo hay winners y loosers. Eso te aleja de las personas; te aleja de las personas porque te crees que eres una persona de éxito y te estás alejando de tu esencia.

Te estás alejando de lo que te hace realmente humano. Te aleja de poder conectar con el panadero, te aleja de poder conectar con la verdulera, te aleja de poder conectar con todo el mundo a un nivel humano.

 

NO IDEALICES A LAS PERSONAS EXITOSAS

 

Luego la razón número cuatro por la que no deberías de vivir para tener éxito, es que desde mi punto de vista  por regla general tenemos la tendencia a idealizar a las personas que tienen más éxito y a menospreciar a las personas que tienen menos éxito. Siempre me pareció algo absurdo.

 

Como ya dije este texto no es mío, está sacado de un video de Youtube  del Club del Kaizen y me parecía interesante darlo a conocer:

Comentar
Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *