Inicio » Reflexiones » Motivaciones » Herido pero muy vivo
Motivaciones

Herido pero muy vivo

07:00
 
Suena el despertador y te preguntas por qué te fuiste tan tarde a dormir. Amaneces cansado y aturdido. Cansado de perseguir sueños que no llegan, que se alejan.
Aturdido por los golpes recibidos en el camino, golpes que van haciendo mella en tu interior.
 
Mientras te tomas el café, aún con legañas en los ojos, te preguntas por qué y cómo llegaste a esa situación. Sólo encuentras culpables a tu alrededor y no respuestas.
Quizás la respuesta esté en ti. Quizás fué tu culpa, quizás te dejaste embaucar por tus sueños y te convertiste en su esclavo.
O quizás simplemente no supiste poner freno a tus ilusiones.
 
¿Pero cómo ibas a hacerlo? ¿Cómo ibas a renunciar a lo que más querías?
 
Entonces lo asumes y empiezas a aceptarlo. Te das cuenta de que tú eres así. Que nunca te vas a conformar con ir andando cuando puedes volar. Además sabes que ya no hay marcha atrás, sabes perfectamente que si abandonas a tus sueños no te levantarías cansado y aturdido, simplemente no te levantarías.
Permancerías el resto de tu vida acostado, siendo un alma en pena consumiendo minutos hasta tu triste final.
 
Asi que apuras el último sorbo de café, te pones la chaqueta y sales de casa con la mirada del que sabe que está herido pero muy vivo.
 
Herido pero muy vivo
Uplistsikhe (Georgia)
 
“Alguien dijo que somos nuestros sueños, que si no soñamos estamos muertos”
 
 

 

Comentar
Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *