Inicio » Desarrollo personal » Como superar la timidez
Desarrollo personal

Como superar la timidez

Lo creas o no, yo soy tímido. Ahora bien, intento que ser tímido no me impida hacer las cosas que quiero hacer en mi vida, más allá de que al hacerlas por primera vez me sienta inseguro, incómodo y nervioso. La timidez no es una enfermedad, aunque puede llegar a serlo en sus casos más extremos, donde pasa a ser una fobia social.

La timidez es un estado anímico de incomodidad causado por el miedo anticipado de algo malo que podría ocurrir de nuestra relación con otras personas, por ejemplo, que nos rechacen. Es decir, antes de hacer o decir algo, en especial frente a situaciones nuevas y gente que no conocemos, experimentamos una sensación de ansiedad y de nervios por la expectativa que tenemos de que, si lo hacemos, pueden pasarnos consecuencias negativas.

Esto, en cierto modo, es algo normal. Es un mecanismo de defensa que tenemos ante lo desconocido para evitarnos sufrir daños tanto físicos como emocionales. El problema es cuando este miedo a lo desconocido se apodera de nosotros y nos impide llevar una vida normal, limitando nuestra capacidad de relacionarnos con otros y de aprovechar las oportunidades de la vida. No olvidemos que, como dijera Aristóteles:  

El hombre es un animal social, nos desarrollamos en el seno de una comunidad, necesitamos relacionarnos con otras personas para llevar una vida satisfactoria.

 

Voy a intentar explicar como hacer para actuar y relacionarte con otros a pesar de tu timidez, para que poco a poco te vayas liberando de tus ataduras, y poder así hacer las cosas que quieres hacer en la vida.

 

Vence tus miedos

 

La timidez no se supera utilizando la lógica. Nadie quiere ser tímido, sin embargo, lo somos. Es por eso que, por mucho que te digas a ti mismo “voy a dejar de ser tímido”, no dejas de serlo. La timidez se supera con acción, una acción, eso sí, respaldada con lógica. Por lo tanto, lo único que puedes hacer para superar tu timidez es actuar a pesar de esta. La clave aquí es que desarrolles el hábito de hacer justamente aquello que te hace sentir incómodo, aquello que la timidez te impide hacer, y tomártelo como un reto personal. Una cosa que deberías hacer, es obligarte a conocer gente nueva.

Por ejemplo, podrías decirte a ti mismo: “no me voy de este local sin hablar por lo menos con una persona que no conozco”. Acostúmbrate a hablar con gente distinta, de diferentes edades y condición. Si siempre hablas con los mismos, o con el mismo tipo de gente, estás limitando tu capacidad de relacionarte con otros. Tienes que salir de tu zona de confort. Cuantas más veces practiques el hablar con otros y el conocer a gente nueva, más fácil te resultará hacerlo la próxima vez.

Puede que no dejes de sentir nervios y aún te sientas incómodo, pero al menos esto no te impedirá hacer lo que quieres hacer, y eso es lo importante, actuar a pesar de la timidez. Ten en cuenta, que la mayoría de personas no tomarán la iniciativa para hablar contigo y conocerte, seguramente porque también son tímidas. Por ello, si quieres conocer a otros debes ser tú mismo quien tome la iniciativa, rompa el hielo y les des la oportunidad de conocerte.

Recuerda: el motor de cambio es la acción, actúa a pesar de tu timidez y, con el tiempo, dejarás de serlo.

 

Que no te importe el que dirán

 

Actitud de Indiferencia ante la opinión de los demás. Las personas tendemos a sobrevalorar la opinión que otros tienen de nosotros, de lo que hacemos o de lo que dejamos de hacer. Y ese miedo al qué dirán o qué pensarán de nosotros, nos paraliza y hace que no hagamos lo que nos gustaría hacer. Por eso, mi consejo es que desarrolles una actitud indiferente de lo que otros puedan pensar de ti. “Qué este piensa esto de mí, bien ¿y qué? El mundo sigue girando. Yo no voy a dejar de hacer las cosas que tengo que hacer por lo que otros puedan pensar”.

 

como superar la timidez

 

 

Supera tus inseguridades

 

No dejes que los pensamientos negativos te bloqueen, simplemente actúa y da el primer paso. Luego, ya no te quedará más remedio que seguir y, sin darte cuenta, ya estarás haciendo lo que creías que no podías hacer. Por ejemplo, sin pensártelo, como si fueras un robot, tú simplemente ejecutas una orden que tú mismo te has dado, ve hacia la persona que quieres conocer y salúdala o dile cualquier cosa y, sin darte cuenta, ya estás hablando con ella.

O bien, en vez del robot, imagínate que estás dentro de un videojuego y que tú mismo te controlas. La idea es la misma: decidir y actuar, sin pensar. Simplemente lo haces para dar ese primer paso y romper el hielo. Luego la cosa ya funciona por inercia.

 

La gente no busca tu ridículo

 

 La mayoría de la gente es amable, no están pensando “a ver como puedo dejar mal o hacer sentir mal a este tipo que se me ha acercado”. Haz la prueba. Habla o pregunta algo a un desconocido, y verás como en la mayoría de casos reaccionan amistosamente y con amabilidad. Y aquellos que no lo hagan, no es problema tuyo sino suyo. Allá ellos si van por la vida haciendo sentir mal a la gente que se les acerca.

 

El miedo a hablar en público

Estar preparado antes de hablar en público, por ejemplo, en una presentación o en una intervención en clase, debes estar bien preparado, conocer bien el tema del que vas a hablar. Estar preparado y saber de lo que hablas te dará confianza en ti mismo y te calmará los nervios, porque sabes que tienes mucho que aportar y que estás en condiciones de hacerlo.

 

Relativizar

Piensa en la inmensidad del Universo y lo insignificante que resultan los acontecimientos en tu vida y tus preocupaciones en comparación con este. Los planetas, las galaxias, los agujeros negros, ¿qué somos nosotros en comparación? Imagínate un granito de arena en una inmensa playa, eso somos. Entonces, ¿por qué ser tímidos?, ¿por qué preocuparnos por el qué dirán?, ¿por el rechazo? ¿A que visto así no tiene sentido seguir siendo tímido?

Piensa en el tiempo que se escapa como arena que se escurre entre los dedos. Al igual que el Universo y todo lo que habita en él, nuestro tiempo está contado, no sabemos cuando terminará pero, más tarde o más temprano, lo hará, y nos apagaremos. No dejes que la timidez y la vergüenza te impidan aprovechar lo más valioso que tienes: el tiempo. Bueno hasta aquí mis consejos de desarrollo personal.  Y recuerda que lo importante no es dejar de ser tímido, sino que, a pesar de esa timidez, hagas lo que te has propuesto hacer.

 

1 Comentario
Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Me parece que es algo muy importante no tener miedo al que diran o pensaran los demas sobre uno, hay que ser como uno quiera ser siempre sin perder el respeto a los demas.
    Aporto mi granito de arena y me quedo por aqui.

    Nos leemos.
    Chispiletras.